lunes, noviembre 7

La muerte de Brian Jones

La feliz pareja de la fotografía no son otros que Brian Jones, guitarrista de los Rolling Stones, muerto ala edad de 27 años en extrañas circunstancias. La pispireta rubia que le acompaña es Anita Pallenberg, famosa modelo, actriz y groupie de los Rolling Stones, y según los detractores del rock, sacerdotisa satánica.

La leyenda maldita del club de los 27 sufre raspaduras en su halo misterioso y demoníaco.

Brian Jones, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison, iconos generacionales del rock and roll, fallecieron todos a la edad de 27 años, todos en muertes acaecidas en circunstancias extrañas y emparentadas con los excesos. El camino de los excesos, conduce al templo de la sabiduría, gustaba repetir al Rey Lagarto, citando al poeta William Blake. (En el Club Privado compartimos dicha visión de la vida, pero también creemos que hay de excesos a excesos, y de sabiduría a sabiduría y que no siempre las estrellas de rock se han distinguido por alcanzar estas últimas, pero eso será motivo de otra entrega).
El caso de Brian Jones es quizá el que presenta características más escandalosas. Si bien el guitarrista de los Rolling Stones (que a decir de muchos fans, era el verdadero cerebro de la banda, y por mucho el personaje más profundo, oscuro y misterioso de las autollamadas “Satánicas Majestades”) pertenece al club de los 27, también es huésped de otra leyenda negra, o dicho de otro modo, de otro club infame, y no precisamente el de los Dandys del Infierno.
Para los detractores del rock, quienes lo consideran un vehículo del satanismo, algunas bandas le deben su fama y fortuna a un pacto diabólico, en el que los músicos hambrientos de fama y fortuna, aceptan tributar la vida de uno de sus miembros a cambio de los favores del Príncipe de las tinieblas, quién sin aviso previo, pasará a recoger su tributo en el momento que le plazca (y al azar, por supuesto).
Los Rolling Stones pertenecen a este selecto club, junto con Led Zepellin y Kiss, bandas que siempre han sido tachadas de hacer proselitismo a favor del partido de oposición del Altísimo. Supuestamente, para quienes defienden esta teoría, la palabra Kiss es el acrónimo de Kings In Satan Service. Así mismo, Stairway to Heaven, quizá la más famosa canción de Led Zepellin, está plagada de simbolismos demoníacos. Para documentar nuestra paranoia, John Boham, el baterista de Led Zepellin, falleció a causa de tragarse su propio vómito en una congestión alcohólica en la mansión de Jimmy Page. Por cierto, por dicha mansión Page pagó una fortuna, ya que había pertenecido originalmente a Aleister Crowley -famoso ocultista considerado como el mayor apologista del satanismo- quien la construyó sobre las ruinas de una iglesia que ardió en llamas con todos sus feligreses dentro. Satanista o no, Jimmy Page debe ser un tipo muy morboso.
Los Rolling Stones también tuvieron cercanía –indirecta- con Croewley, ya que mediante su grupies y amigas, Marianne Faithfull y Anita Pallenberg, conocieron a un discípulo de Aleister, Kenneth Anger. Este personaje los inició en el satanismo, y de este episodio nacieron Symphaty for the devil, To their Satanic Majesties Request e Invocation of my Demon brother. También surgieron declaraciones de Jagger, diciendo que el mismo era la reencarnación de Lucifer.
La prueba irrefutable de que dicho pacto ha sido firmado por estas bandas (para quienes defienden esta teoría, aclaro) estriba en las muertes de un miembro de cada una de ellas. Brian Jones en el caso de los Rolling Stones, John Boham en Led Zepellin y Eric Carr en el de Kiss. Pero en este último caso, Karr falleció de causas nada sobrenaturales, cáncer, y él no perteneció a la alineación original de los supuestos reyes al servicio del satán.
En mi opinión, estas versiones no merecen tomarse en serio, si acaso, les concedo mucho ingenio y humor –involuntario-, así como un gran sentido de la oportunidad, utilizado de un modo muy morboso y poco ético. Así mismo, me parece que son muy elocuentes de la locura que ronda en los rockstars. Que Jagger haya dicho que él era el mismísimo diablo, nos habla más del estado mental que tenía en ese momento, que del espiritual (las drogas destryuen, dicen). David Bowie se creyó que era un extraterrestre y John Lennon se ufanaba de ser más famoso que Jesucristo.
Ahora resulta que la muerte de Brian Jones no se debe a su funesta membresía en el club de los 27, ni al pacto diabólico firmado por los Stones. La agencia EFE ha revelado que Brian Jones pudo ser asesinado por Frank Thorogood, un vulgar contratista a quien Brian le debía una fuerte suma de dinero. Al parecer, el contratista –acompañado pro unos golpeadores- quiso amedrentar al músico para que este le pagara la suma en discordia y para ello le metió la cabeza en una cubeta con agua mientras lo amenazaba con matarlo. Brian Jones pereció ahogado, y los maleantes lo desnudaron, lo vistieron con un traje de baño y lo tiraron a su alberca (todo esto será dramatizado en el filme Stoned, dirigido por Sthepen Wooley y que será estrenado en Inglaterra durante este mes). Con ello, las leyendas del club de los 27 y del pacto diabólico quedarán en entredicho, aunque no faltara la teoría paranoica que diga que esta última versión –la del asesinato- sea también falsa y forme parte de una campaña de publicidad para la exhibición del filme y la nueva gira de los Rolling Stones, lo cual, por morboso, no me parece del todo imposible.



Ahora que lo pienso, Mick Jagger y Keith Richards, ya deberían estar muertos, o por lo menos, muy deteriorados físicamente.

¿Será qué…?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola. Me ha gustado tu post. Sólo matizar que John Bonzo Bonham murió en casa de Jimmy Page, cierto, pero no en Boleskine House -la mansión del Lago Ness que perteneció a Aleister Crowley-, sino en Mill Lane, su mansión en Windsor.

Saludos.

Dandy Serie B dijo...

Mi estimado Anonimo, gracias por la aclaración y tu comentario. Tengo la ligera sospecha que eres fan de Led Zepellin, ¿alguna pagina web recomendable?
Bueno, por lo pronto envío un abrazo.

Diamond dijo...

Hola, encontré un post idéntico al tuyo en este blog www.placerdesconocido.blogspot.com por las fechas es lógico pensar que el que lo escribió primero fuiste tú.
Saludos.