lunes, mayo 8

Depeche Mode

El pasado viernes 5 de mayo, asistí al recital que Depeche Mode ofreció en el Foro Sol. Conseguí boletos a ras de lona, pero en la segunda sección, así que a duras penas alcanzaba a ver el escenario. Aún así me la pasé muy bien, y como ando corto de tiempo, trataré de ser breve en mis impresiones.
Lo mejor:
1) World in my eyes, Precious, Behind the whell, Enjoy the silence y Never let me down again (con esta en particular, era muy emotivo ver los brazos del respetable meciéndose rítmicamente, bajo la lluvia que comenzó con las primeras notas. Tlaloc se portó a la altura y nos permitió ver el concierto secos).
2) Los arreglos que tuvieron las canciones clásicas, prueba irrefutable de que estos señores ensayan y se toman en serio lo que hacen. Aun con su enorme trayectoria, no se duermen en sus laureles.
3) La producción en general, no tenía nada que ver con el concierto de hace trece años, prueba irrefutable de que esto señores, no están interesados en vivir de sus viejas glorias ni de autoplagiarse.
4) No hubo (creo) incidentes desagradables con el personal de seguridad, que dicho sea de paso, dejó pasar de todo (y cuando digo de todo, es "de todo"): hubo un montón de consumidores de cannabis que no fueron molestados en lo absoluto.
5) Los teloneros no tuvieron madre: She wants revenge, y no fueron molestados por los fundamentalistas que nunca faltan. Es curioso (y muy agradable) ver y escuchar que el espíritu de Joy Division permanece en este mundo con más vigencia que nunca.
6) Los amigos. Encontrar viejos amigos siempre es pocamadre. Saludos a mi querido Ivan-Ghostdog y a Jenny.
7) Los revendedores ofrecían boletos al costo, ojalá hayan terminado vendiéndolos más baratos.
Ahora si, lo que no me gusto (nótese que ni siquiera dije "lo peor"):
1) Una chica entrada en años -y en carnes- se la pasaba subiéndose a los hombros del pobre diablo que la acompañaba, valiéndole madres no dejar ver a los de atrás suyo, ni la salud ortopédica del tipo que abnegado, la cargaba. En un momento alguien le aventó una cerveza que no le cayó encima por centímetros. Joder!
2) Si bien Tlaloc se portó a la altura durante el concierto, después se la cobró con intereses (cabrón) y llovió de un modo que rayaba en lo dantesco. Así pues, el pobre Dandy Serie B se mojó cual rata de alcantarilla (rata sí, de alcantarilla jamás)
3) Tras salir del tráfico infernal del estacionamiento, pretendimos ir al Dada X y no pudimos pasar de tanta gente que había. Así pues pasamos a cenar al Salón Corona (nomás de puro coraje) y después al UTA-relo-un-dead.
4) No salía aun de mi trance de felicidad cuando me enteré de la muerte de Valentin Trujillo (iba a escribir algo al respecto, pero el maese Vega.com ya lo hizo de un modo insuperable, así que mejor pongo el link a su gustado blog Ombloguismo).
5) Como mi celular se descompuso no tuve manera de contactar a algunos amigos que sabía que estaban ahí: hermano del alma, Ernesto Curtis, ¿Dónde chingados estabas?
6) Por eso mismo, tampoco pude saludar a mi hermosa Marianita de Guadalajara, la mayor fan de Depeche Mode que conozco.
Lo inconcebible:
1) Me mantuve sobrio.
2) Pasé por el "Dos Naciones" en la madrugada y no me sedujo el canto de las sirenas del triangulo de las piernudas.

3 comentarios:

Desahogoo dijo...

Hola, coincido contigo de lo grandioso del grupo, como lo relatas creo que es exacto, añadiría que algunos presentes, literalmente, sentimos estar en el cielo, en lo personal al escuchar y ver como never let me down again se transformó en una gigantesca obra de arte donde todos interactuamos, la banda, la escenografia, el clima y por supuesto nosotros. Fue simplemente sensacional! Saludos.

MacVamp dijo...

Genial reseña, breve y concisa :)

Y cierto es, David Gahan y cía no se duermen en sus laureles, creo que esta etapa es una de las mejores en su laaaarga carrera.

Yo me quedé con ganas de verlos, pero por un lado, tengo prioridades (Hsppy Demon y mi señor marido) y por otro, en este lado del mundo sólo tocaron en Madrid y Barcelona, que están a tres horas y media de donde yo vivo :P

Me conformaré con ver la reunión de Ian Astbury y Billy Duffy, The Cult, a principios de junio en Benidorm ;-) muajajajaja.

Un abrazo.

Ariel dijo...

Ya termine tu reseña ya deje la mia en mi blog jajaja pero yo si me emocione o no tengo nada que hacer depende como lo veas.

Trate de entrar al DADAX y me cae que ni en el conceirto super secreto de Hocico vi tanta gente ( lo peor es que los vamos cada 15 dias nos quedamos todos fuera jajaja) ya no nos movimos al UTA porque dijeron que estaba exactamente igual o peor, yla fiesta de Higher soul nunca la encontramos.

Muy cierto lo que dices de DM ningun concierto de ellos suena igual

Tanto "conocido" en el concierto y no ver a nadie jejeje ya hay que hacer reuniones bloggleras jajaja